Reproducir el vídeo para oír la melodía durante la lectura


 


El cielo de Ferreras, grandioso de día y de noche


Noctiluca, princesa de las luciérnagas, sembrando magia de campanones y lunceas por los soutos cepedanos.

 

En pocos lugares del mundo se puede disfrutar de un cielo tan despejado y brillante como el nuestro, especialmente si levantamos la vista desde uno de los chanos o tesos de nuestra tierra.

De noche se pueden ver tantas estrellas y tan luminosas que casi no es posible identificar las más importantes.

Por el día tiene también una luz y color tan vivos que merecería un pintor como Velázquez.

Creo que el nuestro es el cielo más grandioso del mundo, al menos tan grandioso como el que más.

Tenemos la suerte de disfrutar de una atmósfera poco contaminada, salvo por el alumbrado público y los lanzadestellos de los aerogeneradores de los sierros del norte.

Por eso os recomiendo que os lleguéis al Chano Valdevela, La Chana, El Tesón o Matalascanda y, si es por la noche, retiraos algo de la luz del pueblo y ya veréis lo que veis...

 



Nunki y Falispa, dos ferrerillos astrónomos, atentos al vuelo de El Cisne, que precede a Pegaso, el caballo alado, en su viaje hacia el poniente.

 

Rapacines, ¿queredes que vus digay d'ónde me vien a mí est'afición a mirar pa'l cielo?

Pus de cuando éramos niños. ¿Nu sabedes qu'antes de dir pa la cama salíamos a ichar la última meadina n'el curral? Yo algunos días hacíailu desde'l corredor, tratando d'allegar muy lejos. Siempre ichábamos también una miradina p'arriba.

También mirábamos el cielo cuandu estábamus rigando pur la noche, o durmiendo en la era pa guarda'l muelo, o cuando salíamos antes del alba pa ralvar, bimar, segar, acarriar o sembrar. ¡Vaya lo duro qu'era aquellu, cun lu calentina que quedaba la cama!

D'algunas veces, cuando me quedabay embobau mirando p'arriba, tenían que decirme: "¡Arrea p'alante, pasmau, que vas a trupezar n'un murriello y te vas a esmocar! ¡Pu qu'ontavía te cague un pájaro pa esa boca abierta!

Lo que pasa es que no teníamus muy claro cúmu se llamaban las estrellas. Cunucíamos "El Carrín" y sabíamos que había "Las Tres Marías", "El Luceru l'Alba", "La Jurnalera", "Las Curredoras"... Pero peme qu'a menudo yes cambiábamos el nombre.

 


 

Por eso vamos a intentar enseñaros ahora a identificar los planetas, las estrellas y las constelaciones principales.