II Concierto tradicional de Navidad

(Ferreras de Cepeda, 30 de diciembre de 2018)


 

Cartel anunciador

 


Contra los hechos no hay argumentos que valgan: Cuando la gente tira del carro, el carro llega a donde deba llegar y, una vez que comienza a rodar, la marcha es menos cotosa y se anima más gente a empujar.

Estas fotografías que siguen son un reportaje improvisado que da fe de lo dicho, por lo que allí sucedió:

 

   

Ramo y Nacimiento

 

Niño Jesús, preparado para "besarle la patina"

 

 Detalle del ramo de este 2018. Es una ofrenda de bienvenida a La Sagrada Familia y de preces por los difuntos de la parroquia.

 

En la plaza, algunos de los cantores, con sus instrumentos y regalos, van calentando sus cuerpos y sus voces al amor de la fogata, hecha para “calentar al Niño”.

 

Grupo de los cantores

 

Cantores foráneos

 

Todos los cantores, con cara de satisfacción.

 

Presentación de la fiesta de bailes al son de los pandereteros en el nuevo local de la escuela.

 

Conclusiones: la conclusión es múltiple:

  1. Queda demostrado que el carro está en marcha, bien arrastrado por los que tiran de él un día y otro.
  2. Habrá que olvidar esos lamentos de que el pueblo va decayendo y empezar por pedir de regalo para antes de la próxima Navidad el uniforme correspondiente, que puede incluir para los hombres: capa o tapabocas; sombrero, gorro o pañuelo; albarcas y engorras; faja o petrina; zurrón o fou del monte… para las damas ¡ellas sabrán!  
  3. Después habrá que echar la cuartia a los que tiran del carro, pensando que la vergüenza de actuar no dura más allá de unos instantes y se queda en el exterior, mientras que la satisfacción y el recuerdo permanecerán para siempre dentro. No importará si alguien comenta “Detrás de los bueyes van los gañanes, ¡vaya paso que llevan los animales! O lo otro de “¡Animales, con cuidao, nu pisedes el sembrao! Y a aquel que nu sea animal, que nu ye parezca mal”. Ésta es una de las hacenderas más agradables para dar el callo. 

¡Nos vemos dentro de un año, Dios mediante!